Cero En Conducta / Especial cine colombiano

CUERPOS CELESTES

Si a usted no le importa la posición de Marte en Acuario justo el día y hora de su nacimiento le invito a no cerrar la puerta, quédese a leer cómo los signos del zodiaco afectan e influyen la creación cinematográfica. Leeremos estas películas en relación a los signos zodiacales de sus directoras y directores intentando relacionarlas con sus aspectos dominantes y características principales. Una especie de carta astral dedicada al cine colombiano producido durante la última década. Como el cine, la astrología también es un espacio creativo: plantea la posibilidad de repensar nuestro origen, obstáculos, deseos y demás apéndices de la existencia humana. Piense en la astrología como una biblioteca del universo con mucha información por explorar, cada rincón del edificio es organizado en un aspectario de nodos y conjunciones entre las diferentes estrellas, asteroides, planetas y casas. 

Lo imprescindible es que existen doce signos zodiacales correspondientes a la tradición astrológica occidental y juntos forman una rueda donde habitan los denominados animales de Dios: Aries, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo, Virgo, Libra, Escorpio, Sagitario, Capricornio, Acuario y Piscis. Asimismo, los animales pertenecen a diferentes casas y elementos. Son representaciones mitológicas, deidades, monstruos, héroes, espíritus, criaturas y santos. Representan la materia y la idea de que Dios se encuentra en la naturaleza y el universo. Los cuatro motores de la vida, del mundo y de nuestros cuerpos: el fuego, la tierra, el aire y el agua, también condicionan y alojan los diferentes signos zodiacales. Según su elemento, el signo cobra vida, adquiere personalidad y temperamento.

 

Fuego

Expresión, pasión y rebeldía

Aries

Es gobernado por Marte, el planeta de la energía y la guerra. Las películas de un director ariano se pueden pensar como un corpus combustible siempre al borde de lo explosivo; de estas películas escapa aire caliente, son cápsulas de tiempo a presión donde el movimiento y el tiempo son vitales. Películas donde la voz de la directora o el director siempre está presente. Su necesidad de movimiento rápido y non-stop los lleva a participar no solo en la dirección, también pueden ser sonidistas, fotógrafas, montajistas, entre otros roles cinematográficos.

 

The Jungle Knows You Better Than You Do, 2017

Juanita Onzaga 

Emoción cruda y familiar. Hay una relación con el pasado y cómo este afecta el presente. La presencia sobrenatural también hace parte de la película. La voz de Juanita Onzaga es omnisciente. Ella es la directora, la guionista, hace la voz en off y es la fotógrafa. Es una película vertiginosa —una vez más el movimiento es material de la película—, el ritmo avanza y parece no detenerse, incluso en los momentos más reflexivos. A pesar de su naturaleza híbrida, The Jungle Knows You Better Than You Do entrega información asertiva, es clara y comunica. Podría uno decir que, incluso, la presencia de una guerra se siente: es la manifestación de Marte en la vida de la realizadora.

 

Inventario, 2019

Sergio Barón

En Inventario, Sergio Barón amalgama la dirección y el montaje. “Este es un fotograma de un documental que realicé en 2016… ” —narra el director—. La decisión de Barón con respecto a lo que está filmando es incorporarse él mismo porque su preocupación por el personaje dentro del cuadro va más allá de cuánto puede obtener de ella. Es, en realidad, todo lo contrario: intenta comprender cómo los demás aparatos y cabezas han filmado su tragedia. La película se caracteriza por la idea del movimiento y la energía (también elementos  de la película de Onzaga), en ambos casos esa energía es el tránsito eterno de la víctima y, por supuesto, una referencia directa a la guerra (el narcotráfico y el paramilitarismo). En eso que el director menciona como un inventario de imágenes y fotogramas el montaje es vital, la película cierra con el crédito ‘Un montaje de…’ y no ‘Una película de…’, en otras palabras, el montaje es reivindicado como oficio principal de la película (y las películas). 

 

Leo

 

«Decid cuando yo muera… (¡y el día esté lejano!)

soberbio y desdeñoso, pródigo y turbulento,

en el vital deliquio por siempre insaciado,

era la llama al viento…»

— Futuro, Porfirio Barba Jacob.

Son como el León del zodiaco, un animal poderoso, que representa la fuerza y la valentía, que tiene un gran corazón y oculta diversas sensibilidades. Sus películas incluyen personajes e historias donde la libertad es central, es el camino para las cosas; donde el aprecio por sí mismo de los personajes sobrepasa cualquier idea de vanidad o egocentrismo. Filman manifiestos de rebeldía, pasión, expresión emocional y física. Filman personajes que se aproximan a la infancia –a ese tipo de expresión física y emocional condicionada por el amor materno y la atención constante–. Es fácil encontrarles en las historias de vida de mujeres y hombres con ganas de amar y de ser libres a cualquier costo.

 

Los nadie, 2016

Juan Sebastián Mesa

A Leo nadie le dice lo que tiene que hacer, estos personajes se enfrentan a la autoridad y a las instituciones de control: la familia, la policía, la universidad y el empleo formalizado. En Los Nadie hay, precisamente, una fuerte idea de la búsqueda por la libertad; en esta película, son los personajes quienes tienen el control y la voluntad de su futuro. Buscan ser completamente honestos con sus decisiones y se dejan llevar por sus propios deseos. Se irritan fácilmente cuando las cosas no salen como lo planearon, usualmente escuchan consejos aunque realmente hacen lo que quieren y lo que más les hace felices. Recordemos esa escena donde están exorcizando a La Mona: la joven participa de la situación pero, ciertamente, le importa poco, se acerca a su tía y a las vecinas humilde y serenamente. Eso mismo son los personajes de esta película: una mezcla entre ternura contenida y rabia manifestada. De esa manera y con esa dinámica es que resisten y resisten y resisten. En un mundo así no se está contento con nada pero ellos buscan la manera de zafarse, son imparables y lo intentan todo.

 

Sagitario

Sagitario es la constelación que representa la expansión, la investigación y lo novedoso. Pensar en el cine de Sagitario es poner la mirada en el universo mismo, en la creación y la evolución de nuestra existencia. Como directoras y directores de cine han filmado comunidades ancestrales, viajes a la luna, grandes películas de ciencia ficción y aventura. Siempre encontraremos propósitos intelectuales, etnográficos y antropológicos en sus películas.

Homo Botanicus, 2019
Guillermo Quintero

En Homo Botanicus se habita el universo dedicado al archivo y al censo de la fauna y flora del territorio colombiano. Son inolvidables esas imágenes de estanterías donde se registran hojas secas, semillas y tallos quebrados: pruebas de nuestra existencia. En la película de Quintero se hace referencia a la creación colectiva en su máxima expresión. Eso es, precisamente, una cosa que a Sagitario le interesa con devoción: el establecimiento de relaciones interpersonales en un sentido explorador y creador. Es decir, estas relaciones tienen como base el intercambio y la producción de conocimiento. Homo Botanicus es una película poderosa porque deja testimonio de esa relación que se construye entre dos personajes con objetivos e intereses paralelos: explorar, indagar, investigar y recuperar.

 

Tierra

Realismo, practicidad y naturaleza 

 

Tauro

Filman los placeres de la vida: la comida, el sexo, la belleza y la naturaleza. Sus personajes se rodean siempre de todo esto. Se inclinan hacia un cine devoto a las estructuras técnicas que lo sostienen. Sus películas son construidas gracias a esquemas y decisiones muy particulares. Sin técnica, el estilo de estas películas no podría ser evidente; sin técnica no hay forma, no hay película. Filman personajes asentados que no quieren moverse, anclados a sus rutinas; en un sentido negativo, esto es ciertamente peligroso: representan la comodidad y el confort, sin embargo, es precisamente esa energía estable, firme y segura, la que ha consolidado al Toro del zodiaco en ser un cineasta impecable y totalmente ingenioso con la cámara, el plano y su composición. 

La tierra y la sombra, 2015

César Augusto Acevedo

Un hombre muere a causa de una enfermedad pulmonar. Antes de la muerte, su padre regresa al hogar que abandonó años atrás. Ese padre no regresa como proveedor, más bien se somete al reclamo: fue un mal padre (Alfonso significa ida, huida y ausencia). En el mundo de la casa-oasis de La tierra y la sombra, son las mujeres quienes tienen el control sobre las decisiones de familia. La abuela y la esposa reemplazan al padre ausente y al hijo enfermo, no hay lugar para reconstruir esos roles, hay un afán por reunir los recursos necesarios para vivir sin las preocupaciones económicas y de salud que afectan las dinámicas domésticas. Aquí el ecosistema está contaminado, la ceniza producida por las quemas de caña es la causante del daño pero también, finalmente, es lo que permite la transmutación del trauma y de la enfermedad. Al final vemos todos esos campos destruidos, ya no existen, y las barreras contra el mundo exterior desaparecen, los personajes son libres. Es justo ahí donde ese disgusto por el cambio perjudica a los lazos familiares, donde la abuela es puesta a prueba por la decisión de quedarse. Es ella quien debe decir adiós sin tener que irse. En Tauro el reto es siempre ese: el cambio.

 

Virgo

Hay en este cine un deseo por el control de la realidad y eso lleva a los Virgo a dirigir universos que por más crudos sean siempre tienen ese sentido de precisión, pulcritud y sofisticación del lenguaje. Dedican tiempo a relatos donde los personajes son serviciales y altruistas. Estas directoras y directores son sensibles a los procesos, entienden que se necesita tiempo para que sus personajes salgan del laberinto de lo inesperado y puedan actuar sin miedo.

 

Oscuro Animal, 2016

Felipe Guerrero

Este largometraje es, en esencia, sobre el desplazamiento forzado, el secuestro, la guerra y la búsqueda de un lugar que asegure protección. Hay que escapar de ese laberinto en los tiempos indicados. Por otro lado, la película de Guerrero cubre en su mayoría la esfera social, cultural y política que rodea la historia del conflicto armado colombiano con un matiz muy importante: la figura de la mujer colombiana al interior de dicho conflicto. La mesura del tiempo filmado y el ritmo decidido tienen que ver con un cansancio extremo manifestado. No podemos ir más rápido porque esas mujeres necesitan tiempo. Es una película sobre la mujer colombiana escapando del conflicto armado, de una mujer autosuficiente y que todo lo puede. Virgo se remite directamente a esas mujeres, a la figura de la Virgen, mujer en ocasiones violentada, siempre impecable y cristalina. El desafío en la película de Guerrero es encontrar un entorno plácido y sereno para todas esas víctimas, e incluso victimarios, donde la sanación y la reparación sea posible.

 

Capricornio

El cine de Capricornio resulta en personajes que se sienten criticados, perdidos y perseguidos. Enfrentan constantemente el reto de la inseguridad, de la identidad y del universo laboral. Son personajes que asumen desafíos y circunstancias totalmente incómodas, retos que consideran injustos porque se les son asignados aleatoriamente y por obligación. Sin embargo, al actuar, son disciplinados y meticulosos. El cine de un Capricornio comprende que las cosas no son (tan) mágicas, la realidad es el límite para ellos, a la vez que son maestras y maestros en transformarla.

Lapü, 2019

César Alejandro Jaimes, Juan Pablo Polanco

Lapü bordea múltiples referentes de este signo del zodiaco. Su protagonista lucha contra un conflicto interno mediado por la responsabilidad asignada de curar a su clan luego del inesperado suicidio de su prima:

«Soñé que andaba perdida en un camino extraño a media noche y me encontré con los muertos. Entre ellos estaba mi abuelo y me preguntó: —¿De dónde vienes? Le dije: —No sé, estoy perdida. —¿No te da miedo caminar a medianoche?, dijo. —Mejor duerme aquí para que nada malo te pase. Le dije: —Está bien. Me desperté temprano y en el camino de vuelta empezó a llover. Entonces vi a mi prima. Aunque la llamaba, ella actuaba como si no me conociera»

Esta responsabilidad y tarea se le es asignada a través de un sueño y su abuela se encarga de traducir esos códigos en wayuunaiki para que su nieta los entienda. El mensaje traducido por la abuela es claro, la joven deberá exhumar los restos de su prima para volverla a ver por última vez. Aquí es donde Capricornio insiste en que lo mágico no es tan mágico y todo tiene una explicación dedicada. Presiento que la comunicación entre las primas se conserva porque Doris se siente perdida y con eso la abuela también añade una advertencia: si no se arregla el asunto cuando su nieta fallezca nadie la visitará. En Lapü todo es medido por el encuadre y por esa cámara que abre las esquinas a realidades que se pensarían inalcanzables. En la película de Jaimes y Polanco estamos la mayoría del tiempo filmado con el personaje en espacios cerrados, rodeada por su comunidad acompañándola en este reto, por suerte con un plan, recomendaciones y deberes que hacen parte de un lenguaje y una forma de resistir la maldición y el desastre. 

 

Agua

Emociones, intuición y percepción

 

Cáncer

Este es el cine-hogar del estado anímico y las emociones. Reúnen a personajes de alma delicada y vulnerable, que, ante el más mínimo daño, se quiebran. Sin embargo, son personajes certeros a la hora de relacionarse con los demás; no cualquiera tiene el privilegio de conocerles. En Cáncer, el cine se refiere a la familia y la hace su prioridad. Este signo zodiacal es la madre de los cielos, lo rige la luna, domicilio de las emociones desbordadas, y el deseo de protección por nuestros más cercanos.

Mañana a esta hora, 2016

Lina Rodríguez

La primera parte de esta película es sobre la insistencia de una familia por pasar juntos la mayoría del tiempo posible: viendo televisión, haciendo aseo en el baño, cocinando, almorzando y saliendo al parque. Hazlo por el amor que me tienes —le dice la hija a la madre en un intento por incluirla en el arrunche familiar—. En Mañana a esta hora esa cercanía e intimidad que la hija tiene con sus padres es sumamente valiosa, incluso cuando pelean ella parece no soportar el daño que le provoca a su madre. Sin embargo, todos se entregan a la pasivo-agresividad del insulto, terminando las discusiones en puertas lanzadas y rostros ofuscados. Más adelante, los planes entre padre, madre e hija desaparecen porque alguien falta y el plano de comunicación que existía es ahora obsoleto. Se trata, entonces, de regenerar el lazo familiar, mantener la comunicación y acompañarse, por eso la segunda parte de la película se concentra en la pérdida de un ser querido y el duelo por venir. Este duelo se convierte en silencio extremo que, solo al final, es reparado por los planos luminosos del cielo y las nubes, que también son silenciosas pero, a diferencia del sepelio, brillan.

 

Escorpio

Sentido y sensibilidad, eso es el cine de Escorpio. Son directoras y directores que navegan cauces turbulentos porque siempre están en busca de la verdad, de exponer secretos y confidencias. Se mueven de extremo a extremo, entre la tristeza y la felicidad absoluta. En sus películas hay venganza y regeneración. Sus personajes son sensibles, valientes y sabios. Se pueden ver en historias donde la experiencia de vida está muy próxima a la muerte, la enfermedad y el peligro. Aunque son grandes directoras y directores, se destacan mucho más como guionistas debido a sus considerables talentos literarios.  

En el taller, 2016

Ana Salas

En el taller esboza la realidad de un artista plástico y una artista visual. Es una película donde sus mundos de ideas chocan, se encuentran e intercambian conocimientos sobre el arte, la creación artística y el ser artista. Ana Salas va a lo profundo: discute con su padre, hablan sobre autores y viejos recuerdos; su padre conversa con vecinos y trabajadores amigos: un soldador, un embolador, una ama de casa y lo que parece ser un crítico de arte. No hay tiempo para conversaciones triviales y efímeras. Aunque se filma con una cámara, En el taller tiene instrumentos de registro anteriores mucho más importantes: el diario, la palabra, la poesía y el intercambio de correspondencia. La película es un diario donde se desnuda la creación de dos obras artísticas paralelas: la pintura del padre y la película de la hija. Sin embargo, no se queda en el mundo fantasioso y sublime del artista, es más bien una película donde quien hace y produce arte es un trabajador más, otra persona que ocupa el mismo espacio que ocuparía un tendero. 

Sabemos por múltiples escenas que en esa zona residencial hay diversidad de talleres y locales donde todos de alguna manera hacen lo mismo: trabajar. Es decir, no hay mecánica cuántica tras el hacer de un artista y se desnuda su experiencia porque, aunque es un oficio al margen y sus productos son enigmas, también hay un proceso de creación y producción. La misma directora se involucra en ese proceso y revela su manera de filmar, no duda en mostrar el micrófono que graba sus acciones, incluye una discusión con su padre y permite que el montajista añada escenas donde se repiten tomas. El proceso de creación de una película en Escorpio es así: intuitivo, de movimiento continuo, de prueba y error.

 

Piscis 

Aquí habitan los personajes con un excepcional interés por el estado de ánimo y de salud de sus más queridos, estados pegajosos que también les afectan, es como si dentro de ellas y ellos naciera también ese sentir. Sobre sus imágenes se reflejan mentes soñadoras, creadoras de universos fantásticos y surreales. Son esponjas de sentimientos, emociones, estados alterados de la consciencia y el espíritu. En ese sentido, les urge huir de la realidad a mundos donde sus fantasías y sueños diarios puedan ser dispuestos. Son directoras y directores que generan lazos híbridos entre la ficción y la realidad. Como signo de agua, construyen sus películas de manera espontánea, donde los espacios filmados se adaptan fácilmente a las circunstancias narrativas y de producción de la película.

Aequador, 2012

Laura Huertas Millán

«La capital ostentará la perspectiva de sus anchas avenidas y verdeantes plazoletas. El orgullo de los palacios de mármol y la grandeza melancólica de los edificios de la época colonial. Ostentará los teatros, los circos y las deslumbrantes vitrinas de los almacenes, bibliotecas y librerías…»

 

— Narra Laura Huertas Millán. 

 

Aequador es una ciudad en mediaciones de la selva amazónica, una ciudad que pertenece al presente continuo, una ciudad para nada glamorosa como anunciaba el poeta José Fernández en el fragmento que narra la directora, es en cambio la aspiración de la metrópoli perdida en un entorno natural que no la soporta, donde no se adapta, donde termina siendo decoración y objeto futurista, un objeto aislado, rechazado por todo lo que le rodea. ¿Cómo pensar esas ciudades de anchas avenidas y verdeantes plazoletas en un lugar como Leticia? La única ancha avenida es el río y las verdeantes plazoletas de vegetación inundable que lo rodea. En su película, la directora filmó los restos de una ostentosa capital que no pudo ser, en tan indomable entorno no hay tiempo para el protagonismo de la arquitectura contemporánea. El posible mármol y las deslumbrantes vitrinas que se ven en las imágenes son apenas el aporte de la directora a imaginar este espacio como la excepcional capital del siglo XXI, ubicada en la región del Amazonas colombiano. Es sólo a través de Piscis que estas ilusiones son posibles, este es el signo de las sirenas, de los cantos hipnóticos y de la naturaleza imaginada. 

 

Parábola del retorno, 2016

Juan Soto

Parábola del retorno se filmó con una cámara suelta y en espacios comunes: el tren, el aeropuerto y una habitación, todo desde un lugar muy intimista. Aquí el plano se cae, se estira, a veces se pierde en su foco o incluso llega a congelarse. Es un plano que siempre está con el personaje, a la altura de sus manos o su pecho. La historia se desarrolla gracias a la presencia de una voz que no escuchamos, que podemos leer. Una voz literaria, que se remite a la poesía en múltiples ocasiones y cita autores. Es, lo sabremos al final, la mente de un personaje de ficción creado desde la realidad de otro hombre que existió, es esa voz que nos deja saber de su adolescencia, que relata encuentros amorosos y sexuales, menciona los nombres de sus canciones favoritas y habla sobre el trabajo que realizaba en Colombia antes de exiliarse en Londres. Al final de la película leemos en los créditos: “Un video de Juan Soto”, es un video porque está construido a partir del archivo, de los recuerdos y de la memoria, también de los sueños y todo ello de por sí ya son imágenes errantes. Este video reimagina la historia de un hombre que huyó del conflicto armado y le abre caminos donde el encuentro con sus más cercanos es posible.

Aire

Disrupción, creatividad e independencia

Géminis

Son intérpretes antes que directoras o directores de cine gracias a sus destacables habilidades de comunicación, mentes expresivas y prolíficas. En sus películas se filman criaturas sociales, en universos frenéticos y de naturaleza entusiasta, que gustan de estar rodeados por otros. Este es el signo de la curiosidad, eso lleva a que haya en estas películas ideas fecundas de enfrentarse directamente a la superficialidad del conocimiento y el intelecto. Les urge conocerlo todo, picar aquí y allá, saltar entre páginas y párrafos. Son realizadoras y realizadores de películas diversas, cambiantes, nunca iguales y siempre con un interés por hacer de su cine una marca insignia de su persona. Cine y personalidad, categorías indivisibles.

Todo comenzó por el fin, 2015

Luis Ospina

Este es el relato de un director de cine que fue filmado desde muy pequeño. A Luis Ospina su padre lo grabó en diversas situaciones —jugando, de viaje, entre piscinas— y cuando le fue imposible seguir filmando le entregó su cámara. La herencia del hábito fotográfico del padre evolucionó en la creación cinematográfica del hijo, también en narración y actuación. Ospina, en ese sentido, nació y creció intérprete, cinéfilo y director, era su destino hacer cine y hacer parte de la historia del cine colombiano. Todo comenzó por el fin es su última película: homenaje y revisión a ese grupo caleño que hizo cine, televisión, fotografía, pintura, literatura, música y teatro. Estos enamorados del arte vivieron la devoción absoluta a la creación y producción de piezas y performances artísticos. El documental avanza gracias a la incesante conversación que tienen los amigos en la casa del director. Dialogan sobre la mitología de los fundadores del ‘movimiento cinéfilo’ en Colombia, sobre esas figuras que representan Andrés Caicedo, Carlos Mayolo y Luis Ospina. Pero también sobre quienes les rodeaban: sus directoras de arte, fotógrafos, productoras, actrices y músicos. Anécdotas y memorias que encuentran la enfermedad y la muerte, también obras literarias o películas sin publicar, otras por archivar y restaurar. Eso hace Ospina: enfrentar su propia enfermedad e inmortalizar a sus colegas, amigos y familiares.

 

Libra

Piensan la colectividad, hermandad y coexistencia de todas las partes en perfecta armonía. Sin embargo, sus personajes —diplomáticos y justos— batallan con el deseo de mantener el optimismo que a veces les lleva a ignorar los obstáculos de la vida. Este cine es regido por Venus, el planeta del amor y la belleza, un planeta cálido y platónico que hipnotiza al primer vistazo; las películas en Libra buscan la belleza y la perfección a través del sentido estético y plástico (concentrado en la dirección de arte, que usualmente es excéntrica e irregular). Las directoras y los directores bajo este signo buscan la unidad entre todas las partes y el balance de los ciclos de causa y efecto.  

El Susurro del Jaguar, 2017

Simon(e) Jaikiriuma Paetau y Thais Guisasola

Es una acción política la escena que abre El Susurro del Jaguar: el personaje de Sebastián muere interviniendo un espacio dedicado a sembrar maíz transgénico en el Amazonas. Se filma el performance como forma de protesta en contra de las semillas que han contaminado la región de la Amazonia. Esta película exige la protección de la selva, sus especies, sus habitantes y su flora. La realidad del lugar es macabra: un territorio mercantilizado, ocupado por locales y lugares ecoturísticos donde se cobra por escuchar el agua de una cascada caer sobre las rocas. La ancestralidad y la espiritualidad tienen un precio en el mercado. Esta docu-ficción atiende a esos temas con un lenguaje disidente, que trasciende lo real y lo que no es real. Es una película de la no-forma, de lo no-binario. “Él era muy grande para su cuerpo”, le dice el compañero de Sebastián a su hermana; nuestras sexualidades complejas, deprimidas, reprimidas y temerosas devienen de una historia en contra de las mujeres, los cuerpos y las figuras queer. Aquí se señala duramente la instauración del machismo, la homofobia, el racismo y la conquista blanca sobre los territorios americanos nativos. Esta película comienza como un viaje de reparación, se transforma en el relato de la hermana en busca de respuestas y culmina con la devolución de los restos de su hermano al lugar mismo donde fue asesinado.

 

Acuario

Dirigen el cine de la transgresión y lo indiscreto, reforman el orden y el status quo de las tendencias estético–formales de su tiempo. Experimentan muy habitualmente con el guion y la narración de historias en espacios y tiempos fuera de la norma común. El cine de Acuario es innovador y se les reconoce muy frecuentemente como grandes autores en la historia del cine. Son quienes desajustan los cánones narrativos y formales; son polémicos, revolucionarios, impredecibles, no conformistas y reafirmadores de sus métodos cinematográficos.

 

La mujer del animal, 2016

Víctor Gaviria

El calvario que debe vivir Amparo —la protagonista de la película— al lado de este hombre que llaman «El animal» es aterrador. La mujer es secuestrada, abusada, golpeada, forzada a ser madre de una hija biológica y de otro hijo ajeno a su vientre. A este anticristo o encarnación total de lo malvado no se le disminuyó su halo de terror. Su objetivo por vulnerar y corromper cada esquina de su entorno nunca fue un espacio fuera de campo. ¿Por qué? El propósito de Acuario con sus películas es aguzar el ojo de sus espectadores. Víctor Gaviria, como ningún otro, está comprometido con ese propósito. La mujer del animal es un relato carnal, crudo, real, donde la moral es puesta en tela de juicio. Vemos cómo la mujer es un ser maltratado, violentado y abusado por la mayoría de los personajes hombres de la película, que en ocasiones, incluso, se reúnen deliberadamente para hacerles daño en gallada. Las mujeres en otras situaciones también se ponen en contra de ellas mismas u ocultan la mirada cuando alguna otra está siendo agredida. La revolución de Gaviria es la insistencia por desvelar esos aparatos íntimos del terror. 

 

31.10.20

El día que escribí este cierre se celebró Halloween, el sol estaba en Escorpio y la luna en Tauro. Ese día sentimos al límite. La viveza y el ardor de nuestras emociones nos hicieron darnos cuenta de lo que somos capaces y por quiénes lo daríamos todo. A su vez, los secretos dejaron de serlo, el misterio y lo arcano atravesaron el día con su energía. También nos entregamos al ritual de la regeneración y la transformación. En oposición, nos sentimos retraídas y retraídos, queriendo habitar un espacio, solos o acompañadas y acompañados de una sola persona, cómodos y tranquilos. Quienes hicieron películas ese día verán eso en sus cortes finales, quienes escribieron ese día hablarán de eso mismo en sus textos, quienes nacieron ese día serán eso mismo. Lo que nos queda claro es que entre más Leos dirijan, más rabia y libertad veremos; entre más Acuarios dirijan, el cine se verá convulsionado; entre más Piscis dirijan, tendremos más acceso al mundo de los sueños y lo onírico. De la misma manera, queda esperar por los tránsitos astrales de los próximos años. Esperar por las películas que vendrán y, con ellas y sus incógnitas, el rumbo de la nueva década de cine colombiano que apenas comienza.

 

 

 

Todas las hermosas imágenes que acompañan este artículo fueron creadas por los amigos de La sociedad inventada Alejo No Habla.

 

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE

No hay comentarios

    Responder