Cero En Conducta Nº6 / Abril - Junio 2019

LO QUE CUENTAN LAS REGIONES

Un reportaje

Tal vez fue el periodismo el primer sector que comenzó a hacer visible el trabajo intelectual que se hacía fuera de Bogotá. O mejor, las condiciones de violencia de este extenso país desigual, injusto, pobre y criminal, pero al mismo tiempo rico en música, expresiones artísticas, culinaria, costumbres, formas de hablar y, sobre todo, geografías bien distintas en las que predominan montañas, valles, ríos y un verdor resplandeciente, hicieron que los ojos de los medios de la capital y de las ciudades más importantes comenzarán a destacar y a pedir colaboraciones desde lejanos sitios de nuestra geografía, que fueran más allá.

Esta idea ha sido replicada y muy bienvenida ya que, de paso, la exposición de esos otros factores pueden prender alertas sobre periodistas absolutamente desprotegidos a los que se les colocan los reflectores para protegerlos. Tal vez se hubiera podido hacer lo mismo con Mauricio Lezama, nuestro cineasta asesinado, del que muy pocos sabíamos que se encontraba en Arauca trabajando en un proyecto de memoria histórica. Quizás se hubiera salvado su vida si su trabajo se hubiera publicado en uno de los medios de circulación nacional o su rostro hubiera aparecido en la televisión. Nunca se sabe.

Concursos, eventos, rostros, historias más allá de la noticia de muerte, saqueo, y despojo que duran tan solo 30 segundos se han comenzado a desarrollar en poblaciones de las nada o muy poco conocíamos.

Por eso saludamos y nos regocijamos con el tándem entre la agencia de promoción y distribución DOC.CO y la plataforma VOD del cine latinoamericano Retina Latina www.retinalatina.org. Esta alianza trasladada a la pantalla chica o grande, de la casa o de la oficina, da la posibilidad de ver gratis siete cortometrajes colombianos, hechos desde las regiones de Colombia y que ya dejan ver una cosecha de frutos por la conformación de un nutrido y sólido cine regional.

Los cortometrajes que se pueden ver son:

*Andrea, de Laura Puerta (Valle del Cauca)

*Elena, de Jesús Reyes (Córdoba)

*3 pies, de Giselle Geney Celis (Norte de Santander)

*Porfía, de Fanny Aparicio Cabello De Caballo (Valle del Cauca)

*Montañas, de Sebastián Valencia (Risaralda)

*Tierra al viento, de Juan Restrepo Molina (Antioquia)

*Zapatillas, de Mónica Juanita Hernández Duquino (Boyacá)

Retratos de esa Colombia de la que se sabe poco o nada y casi siempre por tragedias naturales o causadas por desalmados y violentos que siguen retrecheros a que haya paz de una vez por todas en este territorio. Esta vez los directores y las directoras han filmado historias sencillas, microrrelatos, de poblaciones que no se identifican al rompe sino después de algunos minutos o por señas grabadas para que reconozcamos esos acentos, esas costumbres, esos compatriotas que sufren, ríen, cantan o se emocionan. La violencia, en ninguno de los cortos, está explícita de forma contundente, solo se han filmado girones, coletazos, huellas que se expresan en miradas, susurros, lágrimas, heridas.

Ya la dupleta de DOC.CO-Retina Latina nos había dejado ver las excelentes películas colombianas Los Nadie, Pariente y Amazona. Buena oportunidad para apreciar un cine distinto desde su denominación de origen hasta su factura y edición final, para reconocernos, ojalá de manera empática, con nuestros hermanos y hermanas.

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE

No hay comentarios

    Responder